viernes, 8 de julio de 2011

Siempre

Y se cumple un año de esa mágica historia, un año lleno de aventuras
de nuevos amores ,de viejos recuerdos, atracción, cambios. Pero ella
siempre sigue estando en mi mente, siempre estoy tratando de acordarme
de su olor.
Las historias de amor suelen ser un tanto raras, pero cuando terminan
pasa de todo: Al principio odias a esa persona con todo tu alma, pero
al mismo tiempo pensas y crees que tu vida terminó en ese preciso
instante y que no vas a encontrar a nadie igual aunque pasa el tiempo
te das cuenta que no era tanto y decis, pf, ya fue, es una amiga, no siento
nada por ella. Y seguís con el corazón desgarrado, hecho pedazitos,
totalmente volátil y tenes una depresión en tu cabeza difícil de
controlar. Y en ese lapsus corporal, mental y espiritual hay un momento
en el que todos los recuerdos empiezan a golpear tu mente, les abrís
la puerta y la cagaste.  Porque inconscientemente empezas a ver una historia
(que en su momento fue una mierda) totalmente perfecta. Un paseo por la calle
se convierte en lo mas idílico que se pueda llegar a pensar y si fueramos
coherentes recordaríamos que hacía un calor horrible, ella estaba enojada, vos
muerto de cansancio con ganas de mandarla a la mierda y todo eso no tuvo nada de especial.
Pero nuestra imaginación tiende a idealizar esos momentos que hubiésemos querido que sean
perfectos. Y no digo que no sea bonito, solo digo que es una auto mentira para consolarnos.

Siempre, podés fallar, pero lo importante es que SIEMPRE vas a tener una pequeña opción
de arreglar el daño causado.